0

Cómo actuar ante una falsa acusación de robo en el trabajo

No importa el ámbito en el que nos encontremos pues ya sea en el entorno familiar, en los estudios o en el ámbito laboral, la lógica y el sentido común nos dicen que efectuar una acusación falsa sobre otra persona es algo moral y éticamente reprobable. Sin embargo, una acusación falsa de robo en el trabajo puede resultar especialmente grave ya que, en la mayoría de los casos, puede acabar con el despido del trabajador, el cual recibirá además una cuantía económica muy inferior a la que le correspondería, sin olvidarnos de que dejará una importante mancha en su expediente que afectará a su vida laboral futura.

Así, dada su importancia y gravedad, la acusación falsa de robo en el trabajo forma parte de los llamados delitos contra el honor de las personas, y más concretamente, constituye un delito de injurias y calumnias contemplado en el actual Código Penal de tal forma que, toda persona que se sienta víctima de este delito al ser acusada falsamente de robo en el trabajo, podrá recurrir a la justicia para defender su honor, castigar a los culpables y recibir la reparación que legalmente le corresponda por el daño recibido.

No cabe duda de que una acusación falsa de robo es el trabajo genera una situación muy incómoda y desagradable, pero también es más habitual de lo que muchas personas podrían llegar a imaginar.

Puede llegar por parte de algún compañero o compañera de trabajo, movido por los celos, la envidia o las ansias de medrar en la empresa aún a costa de dañar la reputación y la vida laboral y personal de otra persona. Pero esa acusación falsa de robo en el trabajo también se puede producir por parte de la propia empresa, como un mecanismo para despedir al trabajador de la manera más barata posible. Aunque cueste creerlo, no se trata de la primera empresa o empresario que, obligado al cierre, recurre a esta acusación en la carta de despido de alguno de sus empleados.

Volviendo al ámbito estrictamente legal, la acusación falsa de robo en el trabajo, o de cualquier otro hecho delictivo en cualquier ámbito, a sabiendas de que tal acusación es falsa, constituye un delito de injurias y calumnias, recogido en el Código Penal español y castigado con diferentes penas de multa y/o privación de libertad en base a las características concretas y la gravedad de cada caso.

Aunque hablamos de un delito de injurias y calumnias, es necesario aclarar que ambas no son lo mismo. Mientras que las injurias son expresiones o hechos que dañan la dignidad y el honor de la persona a la que van dirigidas, las calumnias van un paso más allá en tanto que, teniendo el mismo efecto dañino contra la persona sobre la que tratan, suponen la imputación de un delito a pesar de que el acusador es consciente de la falsedad de sus acusaciones.

Dicho esto, toda persona acusada falsamente de un robo en el trabajo podrá recurrir a la justicia. El primer paso será el de buscar la ayuda de un abogado especializado en este tipo de causas; él, o ella, nos sabrá asesorar y guiar por el camino más adecuado con el fin de reparar nuestro honor y que el culpable rea castigado.

En los casos en que tales acusaciones se hayan producido a través de redes sociales, grupos de WhatsApp, correos electrónicos, etcétera, es fundamental recopilar y guardar toda esa información, pues nos servirá como prueba. Incluso es aconsejable acudir a un notario para que certifique  su autenticidad.

Si la acusación falsa de robo en la empresa se ha producido con motivo de un despido, no se deberá firmar absolutamente nada, ni finiquito, ni carta de despido ni nada de nada, hasta haber consultado a nuestro abogado.

Interponer una querella contra el supuesto autor de los hechos es el siguiente paso lógico si bien, en los casos en que las calumnias se hayan producido contra un funcionario público y versen sobre sus funciones o cargo, bastará una denuncia.

Por último, la víctima podrá acabar con la responsabilidad penal del acusado si así lo desea. Para ello, bastará con emitir un perdón expreso ante el juez antes de que se comience a aplicar la sentencia firme dictada.

Por otro lado, si el acusado reconoce la falsedad de sus acusaciones y muestra arrepentimiento, la pena se impondrá en su grado inferior.



¿Dudas legales?. Consulta con Abogados especialistas en Derecho Penal. De forma rápida y segura. Rellene el formulario, le enviaremos la respuesta y solucionará su problema.

Deja tu comentario al final de la página si has tenido algún problema legal y ayuda al resto de lectores.