0

Cómo es un juicio penal

El juicio penal forma parte de un procedimiento de carácter jurídico más amplio denominado proceso penal y que está encaminado hacia la identificación, investigación e imposición de la pena que corresponda fruto de aquellas conductas que la legislación vigente ha tipificado como delitos y que se encuentran reguladas por el Código Penal.

Las fases del proceso penal

Dentro de todo proceso penal ordinario podemos encontrar tres fases o etapas bien diferenciadas:

  1. Fase de preinstrucción. A lo largo de esta etapa se se evidencian los hechos que serán objeto del proceso penal así como el delito o delitos que podrían haber sido cometidos. Además, también se determinará la posible responsabilidad del inculpado de tal forma que el juez, mediante auto podrá adoptar determinadas medidas, incluyendo la prisión provisional.
  2. Fase de instrucción. Durante esta segunda fase los abogados de las partes presentarán todas y cada una de las pruebas que tengan a su favor como testimonios de testigos, resultados de peritaje y demás.
  3. Fase de juicio. También conocida como vista oral, es la tercera y última fase de un proceso penal ordinario en la que todos los detalles del caso, informes, pruebas, testimonios y demás documentos serán presentados y expuestos ante el juez. Una vez analizado todo ello, el juez emitirá el fallo que corresponda, estableciendo una pena para el autor o autores del delito en el caso de que haya quedado probada su autoría.
By David Castillo Dominici, freedigitalphotos.net

By David Castillo Dominici, freedigitalphotos.net

 

El juicio penal

A continuación, nos adentraremos algo más en esa tercera fase que centra la atención de este artículo: la vista oral o juicio propiamente dicho.

Antes de continuar es necesario advertir que el desarrollo del juicio oral presentará diferencias según se trate  de un procedimiento ordinario por delitos graves, un procedimiento abreviado, un procedimiento con jurado, pero trataremos de explicar cómo se desarrollará esta fase de forma general.

Cuando un juicio se va a celebrar, el imputado ya ha adquirido la condición de acusado y en base a los escritos de calificación de la acusación y del fiscal, ya conoce también cual es el alcance de su posible responsabilidad.

Antes, se ha dictado un Auto de apertura de Juicio Oral. De ello se ha encargado el Juez de Instrucción al considerar que existen indicios suficientes de delito. Del mismo modo, ha remitido todas las actuaciones o documentación desde el Juzgado de Instrucción hasta el Juzgado de lo Penal, donde se celebrará el juicio que, por norma general, es público, por lo que cualquiera que lo desee puede acudir.

Antes de entrar en la Sala de Vistas, un oficial nombra a los comparecientes que deberán identificarse con su DNI y, en caso de ser abogado o procurador, con su carné de colegiado.

Fuera de la sala quedarán los testigos y peritos si los hubieres, hasta que sean llamados a declarar.

El juicio comienza con el secretario leyendo los escritos de acusación y defensa, tal y como dicta la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

A continuación, el juzgado solicitará a los abogados de la acusación y la defensa y al fiscal que manifiesten si existe alguna causa que pueda suponer la vulneración de alguno de los derechos fundamentales, o que afecte a la competencia del Juzgado, etcétera. Estas cuestiones serán resueltas por el juez en ese mismo momento.

Antes de comenzar, existe la posibilidad de que acusado, denunciante y fiscalía hayan llegado a un acuerdo de tal forma que, si el juez considera que la calificación es correcta, dictará sentencia y el juicio habrá finalizado en ese momento. En caso contrario, comenzará la fase en la que se practica la prueba.

La primera prueba es la intervención del acusado al que podrá preguntar el juez si lo estima conveniente seguidos del abogado de la acusación, el ministerio fiscal y el abogado de la defensa. Por este orden. Una vez finalizado, el acusado permanecerá en la sala observando cómo se desarrolla el juicio.

El juicio continuará llamando a declarar a los testigos propuestos por el fiscal, después los propuestos por la acusación particular y, finalmente, los testigos de la defensa.

Comienza entonces la parte más técnica del juicio durante la cual los peritos propuestos por ambas partes deberán ratificar y resolver las cuestiones planteadas. Durante esta fase también es habitual la exposición de pruebas y documentos.

Finalizada la práctica de la prueba, el juez preguntará a los abogados y al fiscal si modifican su calificación de delito, solicitando una condena mayor a la inicialmente solicitada, menor o solicitando la absolución.

Si estas calificaciones no son modificadas, se inicia la última fase del juicio penal por la cual el Juez concede la palabra, por este orden, al fiscal, al abogado de la acusación y al abogado de la defensa, para que defiendan sus argumentos.

Por último, se concede la palabra al acusado, por si desea efectuar una última declaración.

Con todo ello, el juicio penal quedará visto para sentencia.



¿Dudas legales?. Consulta con Abogados especialistas en Derecho Penal. De forma rápida y segura. Rellene el formulario, le enviaremos la respuesta y solucionará su problema.

Deja tu comentario al final de la página si has tenido algún problema legal y ayuda al resto de lectores.

Consulte su problema legal a Abogados Portaley

Los campos marcados con * son obligatorios

He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad