0

He sido víctima de injurias y calumnias en el trabajo, ¿qué puedo hacer?

Entre la amplia variedad de tipos delictivos que se recogen en el Código Penal de España junto a sus correspondientes definiciones, penas, agravantes, atenuantes, etcétera, se encuentran los delitos de injurias y calumnias. Ambos forman parte de los llamados “delitos contra el honor“.

Las injurias y calumnias constituyen uno de los tipos delictivos más habituales en los tiempos actuales, especialmente haciendo uso de los nuevos medios digitales (redes sociales e internet en general), lo que a su vez constituye un agravante de la pena, el de publicidad. Pero el delito de injurias y calumnias también es muy habitual en el mundo real y en diferentes ámbitos como el espacio laboral. Como e ilógico, toda persona que se sienta víctima de un delito de injurias y calumnias podrá recurrir a la ayuda de la justicia con el fin de que su honor sea reparado.

Aunque ambos son delitos contra el honor de las personas, las injurias y las calumnias son cosas distintas, aunque a menudo son confundidos entre sí.

En este sentido, las injurias son expresiones o acciones (formular juicios de valor sobre una persona o atribuirle unos determinados hechos que suponen un daño a su honor) que suponen un daño, una lesión, que menoscaban el honor y/o la dignidad de la persona contra la que van dirigidas o a la que se refieren.

A diferencia de las injurias, las calumnias consisten en expresiones o acciones a través de las cuales una persona imputa a otra la comisión de un hecho delictivo concreto a sabiendas de que no lo ha cometido. Imaginemos por un momento que un trabajador es acusado por algunos de sus compañeros de haber robado equipos, material o cualquier otro tipo de objetos de La Oficina. En este caso estaríamos ante un delito de calumnias, a menos que los acusadores puedan demostrar la veracidad de su acusación.

El delito de injurias y calumnias contempla penas de multa e incluso privación de libertad, en base a la gravedad de los hechos. Además, desde la última reforma del Código Penal, ya no existen las faltas por injurias y calumnias, habiéndose convertido éstas en delitos leves.

Si consideras que en tu trabajo o en cualquier otro ámbito de tu vida estás siendo víctima de un delito de injurias y calumnias y quieres que tu honor sea reparado, el primer paso es recopilar tantas pruebas como te resulte posible, especialmente cuando los hechos se hayan producido a través de medios digitales, ya que podrían ser eliminados: capturas de pantalla de publicaciones, de mensajes en WhatsApp, correos electrónicos, etcétera, así como acudir a un notario y que de fe de ello.

A continuación, se debe presentar una querella contra el presunto autor de los hechos, algo que podrá realizar tanto la propia víctima como su representante legal. Y cuando la injuria o calumnia esté dirigida contra un funcionario público y esté relacionada con su cargo, bastará con interponer una denuncia.

En aquellos casos en los que el presunto autor de los hechos reconozca ante el juez la falsedad de sus expresiones y  acusaciones y afirme estar arrepentido por ello, la pena se impondrá en su grado inferior.

Además, si la víctima decide perdonar al acusado, y lo hace de manera expresa ante el juez y antes de que se inicie la aplicación de la condena dictada ya en sentencia firme, el acusado quedará libre de toda responsabilidad penal.



¿Dudas legales?. Consulta con Abogados especialistas en Derecho Penal. De forma rápida y segura. Rellene el formulario, le enviaremos la respuesta y solucionará su problema.

Deja tu comentario al final de la página si has tenido algún problema legal y ayuda al resto de lectores.